miércoles, 23 de julio de 2014

¿Qué es la pretemporada y para qué sirve?

No hay comentarios:
 
Hola a tod@s. Ahora que los equipos de fútbol, al igual que muchos otros deportes de equipo, comienzan la pretemporada, me parece interesante tratar de explicar qué es la pretemporada: para qué sirve, que influencia tiene durante el año, papel de un psicólogo en pretemporada, equipo y otros objetivos básicos.

En el apartado del papel del psicólogo lo trataré muy por encima porque ya he hablado anteriormente sobre algunas actividades de las que hablo en esta entrada, y en próximas entradas ya que alargaré más.

¿Para qué sirve la pretemporada?

Desde que se empezara a concebir el entrenamiento del fútbol como la mejora de los cuatro componentes que lo forman (Física, Táctica, Técnica, Psicológica), el componente físico pasó a tener una importancia extrema. Se trajeron las Metodologías de Entrenamiento usadas en los deportes individuales, principalmente del atletismo, lo que provocó algunas consecuencias que aún hoy en día siguen vigentes: la importancia extrema al período preparatorio, donde se debe conseguir una gran forma deportiva  que sustente el calendario competitivo.



La pretemporada nos ayuda a sentar las bases sobre las que construir una buena temporada.
En la pretemporada debemos de aprovechar para re-adaptar nuestro organismo a la rutina de los entrenamientos tras el periodo de descanso, trabajar el metabolismo aeróbico y comenzar con las sesiones de acondicionamiento.


Es el momento de usar otros deportes para comenzar a mejorar nuestro sistema aeróbico, coordinación, fuerza, equilibrio y motivación. El objetivo es claro: conseguir partir de un rendimiento aeróbico mayor cuando salgamos a jugar con deportes que no gasten los “cartuchos” de nuestro deporte. De esta forma podemos hacer natación, caminar, correr, patinar, esquí de fondo, etc…

¿Cómo afecta una buena pretemporada a largo del año?

Cuando hacemos una pretemporada adecuada nuestro organismo se va adaptando progresivamente a las cargas de entrenamiento sin que tenga que forzar demasiado para conseguirlo. Esto se traduce en temporadas con:

·                     Menos lesiones por la mejora de la fuerza, coordinación y equilibrio.
·                     Mayor posibilidad de planificar picos de forma al tener una buena base sobre la que hacer                             varias “minitemporadas” dentro de la temporada anual.
·                     Mayor capacidad para mantener niveles altos de rendimiento en un largo espacio de tiempo.
·                     Mejor capacidad para realizar entrenamiento de elevada intensidad.
·                     Mejora en las capacidades generales del deportista.



¿Qué papel puede realizar un psicólogo deportivo en la pretemporada?

El trabajo de un psicólogo especializado en un plantel de fútbol profesional es un verdadero desafío teniendo en cuenta la cantidad de temores, ansiedades, expectativas que genera su presencia en un cuerpo técnico o como asesor externo debido a la confusión que tiene la gente con este trabajo. Con ese marco, la posibilidad de participar en una pretemporada es de una gran importancia para consolidar el rol.

Desde el punto de vista de un psicólogo deportivo, para intervenir eficazmente debemos tener en cuenta el contexto: en qué situación está el equipo, las incorporaciones, las bajas, las promociones de juveniles… Todo esto influye en el grupo y debemos evaluar el impacto de estas consideraciones en las conclusiones de nuestra labor.



Es una gran oportunidad para consolidar el grupo tratando de integrar a sus miembros. Además es una oportunidad para realizar evaluaciones psicológicas individuales (entrevistas y técnicas específicas) y grupales (sociograma).

A su vez se pueden realizar trabajos grupales con todo el plantel, incluyendo al cuerpo técnico, donde se establezcan las metas de la temporada. Esto implicara a todos con los objetivos, permitiendo aumentar la motivación y el foco de lo que se quiere obtener (Establecimiento de objetivos individuales, de equipo, de rendimiento….)

Es importante sostener el trabajo psicológico en la temporada para que esto sea consecuente, así como también evaluar logros y aspectos a reforzar. Siempre entendiendo que el aporte del psicólogo es un grano de arena más en la construcción del rendimiento óptimo.

El primer día de trabajo en pretemporada nos encontramos con un grupo de jugadores, y para el último, debemos tener construido un equipo. Este proceso tiene como base los vínculos sociales y afectivos que se crean entre todos sus componentes (cuerpo técnico y los jugadores). La calidad de estos lazos incidirá en las relaciones sociomotrices, en el desarrollo de las tareas y consecución de los objetivos técnico-tácticos. Es así como una de nuestras las metas durante la estas semanas debe ser la de cohesionar al grupo en un equipo con miembros comprometidos en un objetivo común (aquello que muchos entrenadores llaman “hacer grupo”).

La construcción de un equipo.

Construir un equipo es una tarea a desarrollar a lo largo de la temporada, y no sólo durante unas pocas semanas. Los equipos de fútbol están compuestos por personas que interactúan unas con otras, y cuya relación es dinámica, es decir, que puede cambiar por distintos motivos (p.e. resultados, lesiones, liderazgo, intereses, competencia interna, etc.).
Su estructura básica es más o menos similar durante la temporada, pues una vez iniciada la competición la rotación de jugadores no será alta. Sin embargo, la forma como trabajan en equipo puede variar, y la efectividad funcional también.
Los conflictos o los desacuerdos son algo natural en las relaciones (no se pueden compartir siempre las mismas ideas y decisiones), pero lo importante es trabajar para que el equipo se mantenga unido a pesar de las circunstancias. En la pretemporada se construye el equipo, pero hasta el último partido de liga se debe estar evaluando, potenciando y reparando para que siga brillando y cumpliendo su cometido.



Algunos objetivos básicos.

Obviando el objetivo más importante, ENSEÑAR al equipo una forma de jugar, la pretemporada es un período especial donde podemos y debemos intentar cumplir una serie de objetivos que contribuyen al buen desarrollo de nuestro equipo.

   -Habituación a una forma de trabajo: metodología de trabajo, ejercicios tipo, material, vocabulario, organización, ritmos...Con especial importancia al primer año del Entrenador y a jugadores nuevos.
   -Vínculos afectivos entre los jugadores. No, no se trata realizar muchos juegos para crear espíritu de equipo. Pero sí de realizar algunos ejercicios, obviamente contextualizados, donde los valores que queremos dar a nuestros jugadores aparezcan recalcados
Y claro, es obvio que esos valores deben estar presentes en cada uno de los ejercicios que hagamos durante toda la temporada, pero puede ser interesante realizar un trabajo en este sentido en un período donde la competición no asfixia nuestra semana.

   -Vínculos afectivos, ¡entre el Cuerpo Técnico!: Siempre oímos acerca de la importancia de que los jugadores estén unidos, que el equipo sea uno, pero...¿le damos la misma importancia a esa unión entre el cuerpo técnico? Cada día pienso más que un cuerpo técnico unido es un equipo unido. El verano, el calor y los días más largos pueden ser un momento ideal para compartir más tiempo con nuestros más allegados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff